¡Salte del Closset!


13 Aug

Muchas veces, anecdóticamente, mandamos a "salir del closset" a personas que aun no han resuelto o publicado sus preferencias sexuales, haciendo alusión a que "se decidan", o que finalmente "reconozcan" sus inclinaciones y gustos ¡Como si tuvieran la obligación de hacerlo! (pero ese es otro tema).


Solemos cuestionar lo diferente, porque nos da muchísimo miedo. Miedo de nosotros mismos, miedo de aquello que no nos animamos a hacer.

Poquísimas veces nos animamos a "salir del closset" ... y no a preferencias sexuales me refiero.

Muchas veces todos nosotros, MORIMOS de miedo de salir de nuestro closset, de mostrar quien somos en realidad y arriesgarnos a eso, a llevar nuestra verdadera identidad como bandera.

Salir de nuestro closset puede significar, por ejemplo: decidir tener una profesión diferente, dejar de lado esa amistad que ya no es grata, o decirle a nuestra pareja la verdad acerca de algo que sentimos. 

Todo esto, puede significar "patear el tablero" e iniciar una nueva vida. Puede ser salir de la famosa "zona de confort", tan nombrada en nuestras épocas. Pueden ser muchas cosas, pero la cuestión es que morimos de miedo, y habitualmente nos quedamos en el "molde", nos quedamos en el lugar.

Y entonces:

¿Porque insistirle a otro/a que "declare" o "reconozca" sus elecciones sexuales?

¿No es descabellado pedir lo que No damos?

¿Acaso tener mucho miedo de mostrar lo que nos duele y nos asusta, no es igual que quedarnos en el closset?


¡Que interesante! Esto de pedirle a otros, lo que nosotros aun nosotros no podemos.

 

No nos animamos a ser nosotros mismos, morimos de miedo en el intento. Tememos al "que dirán", a la critica, al fracaso, tememos la carencia... aparecen infinitos fantasmas cuando simplemente se nos cruza fugazmente SER NOSOTROS MISMOS.

Pero, recordemos juntos: la vida en este mundo físico es finita. O sea, limitada.

Tenemos un tiempo.

Tenemos un cuerpito físico que caduca.

Y a tu cuerpo te lo regalaron para que acumules experiencias de aprendizaje. Si te quedas dentro del closset, quizás no acumules todas las experiencias que necesitas para evolucionar.

Que no te asusten un par de bombas baratas en los medios de comunicación. Bombas con formas de crisis económicas, mundiales, conflictos bélicos. O simplemente la desmotivación de vernos a todos, cada día, mas apáticos.

Fijate que necesita el otro/a, esa/e que tenes al lado.

La sensibilidad es un don lujoso, y también es la llave para que vivas de verdad, y no dentro del closset.


Así que, DALE. ATREVETE.

SALTE DEL CLOSSET.

 

Me gustaría que en unos 20 años, me cuentes cuantas veces te caíste y te levantaste mas sonriente. Y no, que en su lugar me digas: NUNCA ME ANIME.



Lic. Guadalupe Paz 

CREACO TEAM

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.